En el siglo XVII la localidad pontevedresa de Marin fue priorato de Oseira durante varios siglos, llegando incluso a poseer los frailes cistercienses una potente flota pesquera. Marín estaba obligada a entregarles a los frailes, en compensación